El azúcar

Por: Yolanda Vicario >

Esta vez el protagonista de mí artículo es EL AZÚCAR y los efectos que puede provocar en nuestro organismo. He recopilado información de biólogos, médicos y expertos nutricionistas para completarlo debidamente, compartiéndolo con vosotras como “reflexión” y lo he aplicado en mí día a día después de mí enfermedad.

Considerando que es un tema complejo y a la vez, interesante, he decidido desglosar este “tema” en 3 artículos distintos. Este es el primero; es el más técnico y denso, pero necesario para entender los efectos del azúcar. Los otros dos los podréis leer en breve.

El azúcar

A lo largo de los siglos, nuestro dulce natural ha sido la fruta, pero hace doscientos años la historia cambió, en perjuicio nuestro, cuando el proceso de refinación del azúcar empezó a transformar nuestra dieta.

azucar_1 file000902066316

El principal problema al que se enfrenta tu cuerpo cada vez que entra azúcar refinado en él es su rápido ritmo de absorción. El azúcar atraviesa precipitadamente las paredes del estómago sin ser digerido y estimula una secreción excesiva de insulina, la poderosa hormona secretada por el páncreas, lo cual provoca desequilibrios metabólicos. Cuando el azúcar entra en tu riego sanguíneo, el páncreas segrega de inmediato insulina para facilitarle el paso a través de la membrana plasmática hasta tus tejidos, donde se usa como combustible. El páncreas es el órgano responsable en buena medida de la fabricación de enzimas. El páncreas se agranda muy por encima de su tamaño normal con la dosis masiva de azúcar que frecuentemente se le fuerza a recibir a diario.

Por irónico que parezca, la insulina que segrega el páncreas para ocuparse del azúcar refinado provoca la caída en picado del nivel de azúcar en tu sangre. Esto afecta de forma drástica a tu cerebro, ya que es un órgano sensible que necesita un equilibrio bioquímico perfecto para funcionar bien. Cuando tomas azúcar le estás escatimando combustible. Esta privación provoca en el cerebro un estado de confusión, irritación, inquietud y cansancio.

En la lista de los principales minerales necesarios para digerir el azúcar están: calcio, magnesio, fósforo, cromo, cobalto, cobre, zinc y manganeso. Son necesarios para el correcto funcionamiento de las enzimas que metabolizan el azúcar. Estos minerales, que estaban en la caña de azúcar original, fueron extraídos por completo en el proceso de refinamiento de la sacarosa.

Entonces, al consumirlo refinado, te vuelves dependiente de una fuente externa de glucosa, que es la sacarosa; es decir, te vuelves ADICTO!. Entre otros problemas has perdido la capacidad de metabolizar el azúcar. Puedes tener unos niveles normales de glucosa en sangre y dar normal en el test de tolerancia al azúcar. Pero esto solamente prueba que tu páncreas sigue manteniendo suficiente salud como para lograr traspasar una gran carga de azúcar al interior de tus células. Es allí, en el interior de las células donde hace el mayor daño.

azucar_2 1431114_30599686

La evolución de nuestros sistemas enzimáticos duró millones de años, y jamás durante esa evolución existió el azúcar refinado. Por ello tu cuerpo simplemente no está programado para procesar mas que los azúcares presentes, por ejemplo, en un par de manzanas o peras. Por cierto, esas manzanas o peras vienen ya con su provisión de minerales y enzimas y otros nutrientes intactos para colaborar en la digestión de las mismas. Tú puedes cargar con una sobredosis de azúcar de las frutas, de golpe, por ejemplo, con un zumo de 6 manzanas o 6 naranjas.

El primer sistema de enzimas “poco contento” con el azúcar refinado es el de las enzimas digestivas. Pues son las que primero deben lidiar con esas altísimas (anti-naturales) concentraciones de sacarosa, comenzando en la boca. Dado que estas enzimas no pueden cumplir con su labor, parte de los alimentos pasan al tracto digestivo parcialmente digeridos o sin digerir.

Algunas de estas grandes moléculas sin digerir pasan a través de las paredes intestinales al torrente sanguíneo. Allí el cuerpo las toma como cuerpo extraño y crea anticuerpos para combatirlos. Y éste es el principio del desarrollo de un problema alérgico o de intolerancia alimentaria. La mayoría de las personas consume el 20% de sus calorías en forma de azúcar refinada. Es un promedio de 59 kilos por año. Lo que es un consumo masivo y continuado que daña nuestro sistema gravemente.

El rango normal de calcio/fósforo en el suero sanguíneo es de 10:2. Es decir 10 mg de calcio por 2 mg de fósforo por litro de suero sanguíneo. La ingestión de azúcar altera esta proporción disminuyendo el fósforo y aumentando el calcio. Ambos minerales trabajan juntos en los sistemas enzimáticos del cuerpo, así, en lo que a sistema enzimático se refiere, una deficiencia de fósforo es percibido también como deficiencia de calcio.

El cuerpo no tiene recursos para obtener fósforo rápidamente. Pero ciertamente sí tiene una fuente inmediata de calcio. Sus huesos y dientes lo pierden constantemente para reparar esta supuesta falta del mineral. Como resultado de ello aparece la Osteoporosis (tratada por la medicina convencional con altas dosis de calcio, lo que agrava aún más el problema) y debilita la estructura dental.

El calcio en el suero sanguíneo sin su adecuado complemento de fósforo para equilibrarlo no se utiliza y es tóxico. Podemos padecer una severa carencia de calcio (calcio útil, es decir en forma de pareja calcio/fósforo, pues no hay suficiente fósforo) a pesar de que la concentración de calcio en el suero sanguíneo sea mayor de la normal.

Para dejarlo más claro, el cuerpo no lo puede utilizar si no encuentra 10 partes de calcio y 2 de fósforo al mismo tiempo. Y si no hay fósforo, el calcio sobrante, llamado “calcio no-funcional” es acumulado en diferentes partes del cuerpo en forma de osteofitos, calcificaciones, nódulos etc.

La paradoja es que como resultado de una “deficiencia de calcio” (en cuanto a disponibilidad en el sistema enzimático se refiere) aparecen cálculos renales, artrosis, artritis, rigidez de las arterias, cataratas y todo tipo de enfermedad degenerativa relacionada con formaciones cálcicas en sitios inadecuados. El cuerpo emplea todos sus recursos para excretarlo y/o almacenarlo donde lo crea conveniente y así minimizar los daños. El caseinato cálcico junto con colesterol oxidado son los mayores componentes de las placas de arteriosclerosis, Los ateromas encontrados en las paredes de las arterias en personas con ésta enfermedad son el origen de una extrema rigidez arterial. La cual es la principal causa de los infartos cardíacos. Y esta situación se puede desarrollar desde edades muy tempranas impulsada por un masivo y continuo consumo de azúcares simples provocando las carencias de sales de ascorbatos como ascorbato cálcico, de magnesio, de zinc, de cromo etc.

No os perdáis la 2ª parte que publicaremos la primera semana de octubre.

2 Respuestas a “El azúcar

  1. Realmente asombroso, desde la experiencia hablo, hace años que lucho contra el azúcar, a pesar de casi conseguirlo hace años, cómo es adictivo y dependiente, y vivimos en una sociedad donde prácticamente todo lleva azúcar (hasta lo salado), volví a caer (cómo el alcohólico o fumador que después de dejarlo vuelve). Hoy día hace unos meses que lucho contra un cáncer de mama… por la medicina convencional, a saber de qué me viene, yo estoy muy convencida de que el azúcar “sintético” tiene mucho que ver, es difícil pero entre todos deberíamos hacer algo, nos están envenenando, haced la prueba aunque os encontréis bien, una semana sin azúcar… y hablamos.
    Después ya vendrá la leche ;)
    Gracias por esta información tan valiosa.

    • Hola Anabel… compartimos plenamente tu opinión y la verdad es que la mayoría no somos conscientes!!. Seguiremos con el tema AZÚCAR con 2 atículos más porque es muy amplio e importante para nuestra salud. Me ha encantado tu comentario sobre la leche,… Yolanda Vicario ya lo está preparando también. Gracias por compartir con nosotras. Un abrazo.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s